jueves, 10 de noviembre de 2011

Los novios de las otras

Cuando una amiga te llama y te dice que se separó, o te llama y te dice que se enamoró, una sabe, a ciencia cierta, que es un punto de inflexión. Siempre andamos hablando del amor poniendo el foco en la protagonista de esa pareja, pero dale, la verdad es que nos afecta a nosotras también.

Quién no se alegró silenciosamente (a pesar del llanto de la otra) por una separación que no nos deja solas en la soltería. O se angustió por ser la única de novia y estar perdiéndose de toda la joda. O murió de la envidia por la felicidad ajena. O le agarró culpa por estar bien mientras las otras están mal. O dió gracias al cielo por dejar de bancar los llantos-nadie-me-quiere de su amiga. O puteó porque su amiga se enganchó con un chileno y se va a vivir a Chile (este es un guiño para mi sister L. a quien adoro y voy a extrañar y más le vale que tenga una cama de huéspedes en su casa huevón po).

Se mezclan las sensaciones, por un lado una es empática, y por el otro, un cachito egoísta. No seamos hipócritas. Los cambios en las vidas de quienes nos rodean y a quienes queremos, nos interpelan de una u otra manera y muchas veces marcan un nuevo rumbo en el vínculo, que no necesariamente nos gusta.

Además me estoy olvidando de un factor no menor: el macho en cuestión. El susodicho es la mitad de una pareja, la pareja tiene, tuvo o tendrá ciertas características que determinan el carácter de innumerables horas de charla entre mujeres. Y ahí es donde entramos nosotras, las amigas. Así que nada, no me vengan con que da lo mismo. No da lo mismo. Porque encima, tenemos que establecer una relación con el novio de la otra. Y bueno, ahí puede pasar de todo, porque podés encontrarte con mil variantes de novios ajenos que no elegís y aún así tener que fumarlos:

-Novios tan geniales que preguntás si tienen hermanos.
-Novios que te caen bárbaro pero le hacen mal a ella.
-Novios que son una mierda y no entendés cómo a tu amiga le puede gustar.
-Novios que te caen mal pero ella nunca estuvo mejor.
-Novios que te inspiran desconfianza y esperás a que pisen el palito para hablar mal de ellos.
-Novios que te caen mal porque tu amiga sólo te cuenta lo malo.
-Novios que te caen bien sólo porque ella oculta lo malo.
-Novios que para una no están a la altura de ella.
-Novios que te roban a tu amiga.
-Novios que son mejores que tu novio.
-Novios que hicieron que ella cambie tanto que te desconcierta.
-Novios que te chupan las medias para que estés de su lado.
-Novios que te dan pena porque son buenos y tu amiga es una garca.
-Novios que te dan ganas de defender cuando ella los defenestra.
-Novios que te caen mejor que tu amiga misma.
-Novios que podrían ser tus novios.
-Novios que empiezan cayéndote mal y después remontan.
-Novios que te dan ganas de no abandonar nunca al tuyo.
-Novios que aprobás para el matrimonio y querés ser madrina.
-Novios que se convirtieron en amigos propios.
-Novios que le caen bien a tu novio.
-Novios que te presentan novios.
-Novios que tu amiga no te quiere presentar porque sabe que te van a caer como el culo.
-Novios que no te toleran y lo hacen evidente.
-Novios que ella no ama pero te divierten.
-Novios que sólo ves en el cumpleaños de ella y no hablás.
-Novios que extrañarías si se separaran.

Una vez que se separan y pasan a ser ex novios, hablaremos de ellos durante años, tal y como venimos haciendo y con una opinión muy formada. Sin embargo, por algún motivo resulta un poco más simple: si tu amiga dice que es un hijo de puta, es un hijo de puta, y si dice que no puede reprocharle nada, no le reprochamos nada. Medio que el resto evitamos decirlo.

Ayer, en un mismo día, me llamó una amiga para decirme que se enamoró, y otra para decirme que se separó. Ambas merecen, primero, un abrazo. Pero hasta entonces, trato de tomar una postura a ambos respectos. No me jodan, no da lo mismo.

6 comentarios:

F. Danza dijo...

Amplia es la tipificación de los novios, me sorprendió la extensa clasificación.

Me quedo con dos cuestiones. La del segundo parrafo, al parecer, siempre se quiere lo que no se tiene.
Y la del ante último, siempre se habla de los ex. Se habla más que del novio actual. Es más, muchas veces se habla bastante más de un novio cuando este ya se convirtió en ex. Será que los novios solo se tienen porque es la única de tener un ex del cual hablar?

F. Danza dijo...

* la única forma de tener un ex del cual hablar?

Caribe dijo...

Uy, totalmente.
TODAS NECESITAMOS TENER UN EX DEL CUAL HABLAR, aunque estemos felices y contentas.

Anónimo dijo...

Y que hago con la pila de fotos de tu ex que dejaste en mi pc?

Papa

La Perfida Canalla dijo...

Muy bueno!
Cuanta razón tienes!!!

Por cierto soy Pérfida
Un saludo coleguita

Anónimo dijo...

Me encanto, claro q lo unico q te falto nombrar son esos novios que esperas que la hagan feliz, y la cuernean....
Saludos
Amiga que siempre es la psicologa del grupo :D